Agenda, Cultura
Dejar un comentario

La Fuga presenta en Buenos Aires obra inspirada en Pedro Lemebel

Se dice del chileno que es un ser aguerrido debido a su resistencia inherente ante los embates de la naturaleza, o bien que es un ser con una necesidad intrínseca de volar, de conocer el mundo dado los límites establecidos por la cordillera y el Pacífico.

Haber nacido en dichas tierras hacen de este humano un particular buscador de nuevas experiencias de sobreviviencia, sobre todo quienes han desarrollado sus capacidades artísticas y, por tanto, de resistencia ante una realidad estereotipada por los medios de comunicación tradicionales.

El fuego creativo es inagotable y muy bien lo saben los miembros de La Fuga, compañía de teatro conformada en 2015 por artistas chilenos residentes en Buenos Aires, quienes, a través de la expresión teatral y la propia necesidad de reivindicar su espacio en el mundo, se fugaron para poder desarrollar sus capacidades e inquietudes artísticas.

El punto de unión, la madre creadora e inspiración del colectivo fue Pedro Lemebel: “Después de haber asistido al homenaje en su nombre, días antes de su muerte, decidimos tomarlo como punto de partida para la compañía, para, desde él, fugar todas las poéticas”, destaca Daniela Núñez, directora en conjunto con Sebastián Álvarez del montaje escénico Polución-Diálogos con Pedro Lemebel, obra presente en la cartelera de la capital argentina y que también se ha exhibido en Santiago y Valparaíso.

Polución es una experiencia estética y sensorial que lleva al público por distintos lugares no cronológicos a través de la música en vivo y los cuerpos dispuestos en el escenario, una fusión de elementos artísticos que construyen un dialogo entre la compañía y el autor de Tengo Miedo Torero.

Próxima función Sala 17 de noviembre a las 22:00 hrs en Sala de  Máquinas (Lavalle 1145, Microcentro).

Daniela y Sebastián.

-¿Por qué Pedro Lemebel? ¿Qué los identifica con el autor?

Daniela: A través de todo el proceso de la obra fuimos encontrando el color, la identidad propia de este personaje disidente en una sociedad conservadora como la chilena. Pedro Lemebel nos convocó desde su irreverencia, desde sus escritos nos acercó a esta observación de su realidad, desde una prosa barroca, pero sin dejar de habitar los personajes y modismos populares. Esos seres marginales, tales como él, nos identificaron desde sus carencias, sus deseos y pasiones.

Pedro nos habita desde muchos lugares, nos toca la fibra sensible como artistas. Nosotros en una realidad de inmigrantes (con todo lo que eso conlleva) lo elegimos en el proceso poético del montaje de la obra, pero ahora en las funciones lo invocamos, porque nos comparte la provocación, lo prohibido, lo sensible que nos habita y que nos hace seguir eligiendo resistir con el arte.

¿Qué textos o experiencias inspiraron en la creación de la obra?

Daniela: Polución es un montaje multidisciplinario que tiene como eje la vida y obra de Pedro Lemebel. Por tanto, utilizamos textos de “Perlas y Cicatrices”, “Loco Afán” y “Tengo Miedo Torero”. La obra es una re-lectura de estos maravillosos textos trasladados de múltiples formas en el escenario.

Sebastián: Con la dirección de arte, junto con Carolina Acevedo y Camila Salas, nos enfocamos en sus piezas como artista visual. Estuvimos muy atravesados por la performance que realizó en Pisagua, donde las huellas de su caminar dejaban un rojo-tierra-sangre. Estuvimos en una búsqueda muy sensible para conectarnos con su trabajo y las repercusiones que esto provocaba en el colectivo.

Como chilenxs residentes en otro país, ¿qué importancia se le da a la identidad en la obra?
Sebastián: La identidad es una cuestión súper ambigua, muy mutable, pero acá me sucede algo particular: creo que la identidad “chilena” o la “chilenidad” es importante en la obra, pues primero, para mí, conecta con ciertas características territoriales, nuestras particularidades siempre son muy bien acogidas afuera. La vida y obra de Lemebel nos muestra un territorio aún más encantador. Lo popular, lo marica, lo under de nuestra idiosincrasia , por ende abre una ventana, nos dejamos ver más originales, sin tanto paquete.

-¿Cómo es hacer arte, teatro en este caso, fuera de Chile?

Daniela: Mi decisión de venir a vivir a Buenos Aires es porque es una ciudad de mucho movimiento teatral: existe el comercial, el oficial y el off. Nosotros entraríamos dentro de este último. La gran diferencia me parece que es la cantidad de compañías y espacios culturales que existen, la oferta es muy variada y nutrida.

-¿Cuál ha sido la recepción de los asistentes a la obra? ¿Cómo recibe el argentino la propuesta de La Fuga?

Daniela: La recepción de la obra ha sido muy buena, nos han dejado sus apreciaciones y muy bellas devoluciones. Los argentinos nos dicen que no perdamos ese “cantadito” tan particular, algunos no conocían a Pedro Lemebel y muchos nos dijeron que a partir de la obra lo buscarían. Les llama la atención la puesta en escena, la escenografía, lo visual. También marcan una diferencia con la interpretación argentina, ven en la obra un despliegue corporal que no suelen ver en el teatro argentino convencional. Ha sido muy interesante también re pensarnos en la historia a través de los textos como pueblos latinoamericanos hermanos con historias y dolores comunes.

-¿Cuáles son los próximos planes para la obra y para La Fuga?

Sebastián: Por ahora creo que terminar los procesos de Polución. Y ni bien nos podamos reunir nuevamente, comenzar a desarrollar nuestro segundo montaje, ya sea en Argentina o en Chile. Creo que el desarrollo de un lenguaje propio es cosa de tiempo. Somos un grupo con mucho potencial y fuerza creativa. Polución ha sido además nuestra gran prueba de que somos capaces de desarrollar un proceso creativo y artístico de manera independiente. Hacer
esta obra nos ha hecho fuertes. Te aseguro que a todos los que hemos trabajado en este montaje
nos ha calado hondo esta experiencia.

Daniela: El próximo 17 de noviembre, a las 22 hrs, estaremos presentando Polución en el teatro Sala de Máquinas (Lavalle 1145, Buenos Aires). Escogimos esa fecha porque quisimos conmemorar la XXVII Marcha del Orgullo LGBTIQ celebrando desde nuestra posición en el mundo. Polución es una obra que celebra la inclusión, el desate y la alegría de vivir desde estos cuerpos desobedientes. El Día del orgullo es una gran fiesta en la que cabemos todes, nosotres estaremos activando el cuerpo acá, para que nuestro discurso artístico se sienta como en casa y así contribuir a que nuestro movimiento LGBTIQ esté cada día más visibilizado y con fuerza.

-¿Tienen pensado presentar la obra en chile?

Daniela: en el verano pasado llevamos la obra de manera auto gestionada a Valparaíso con funciones en el Parque Cultural de Valparaíso (ex cárcel) y a Santiago en el Espacio Diana. La verdad es que tenemos muchas ganas de participar en festivales internacionales y nos encantaría poder repetir la experiencia, porque sentimos que es muy importante que mucha gente en Chile vea esta obra. Esperemos que vengan oportunidades para poder girar en Chile apoyados económicamente.

-¿Dónde podemos saber más sobre Uds. y Polución- Diálogos con Pedro Lemebel?

En las redes sociales:
Facebook: Polución – Diálogos con Pedro Lemebel
Instagram: polucion_teatrolafuga
Y nuestro email para contactarse: polucion.lemebel@gmail.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s