Lifestyle
Comment 1

“Club de la Lucha Feminista” el libro de Jessica Bennet que todas deberíamos leer

En junio me tocó ir a Río de Janeiro, Brasil para un par de presentaciones sobre (Comunidad) Viajar Sola: hablar sobre qué es lo que estamos haciendo y cómo estoy planificando mi(s) viaje(s) en bicicleta para 2019. El día de la primera presentación, me vi en medio de un asunto complicadísimo para Chile que incluía mi compromiso con mujeres que se encontraban en peligro en ese momento. Mi cuerpo y mi mente simplemente, colapsaron.

No supe cómo resolver, no sabía a quién recurrir, me sentí sola, débil, tonta, lejos de casa, sin batería en el celular para comunicarme a Chile, realmente desesperada.

Rogaba al universo toparme con alguien que me recogiera del piso emocional en el que me encontraba en ese momento, porque además de la presentación, me quedaba casi un mes en Río y necesitaba seguir haciendo cosas; a eso iba, por eso había juntado plata, esfuerzo y estudiado para ello.

Salí del recinto, caminando sin rumbo, entre Cinelandia y Lapa, me encontré con una librería y entré. Las librerías y las bibliotecas históricamente, han sido parte de los espacios donde me siento más a gusto en la vida y hojear libros me hacía sentir en calma, segura, cuidada, protegida.

De pronto apareció un libro llamado “Clube da Luta Feminista”, en letras fucsias fosforescentes y lo primero que leí sonaba más o menos así (Me permití traducirlo):

“Se puede decir que nuestro propio continente está basado en cierta bropropriación: un hombre blanco ( Colón) y su tripulación (otros hombres blancos) robando el crédito de descubrir el Nuevo Mundo que no es verdaderamente nuevo ( y ni de ellos). Ya en el escritorio, el Bropropriator se apropia del crédito por el trabajo de otra persona: presenta ideas de su equipo  como si fuesen de su autoría, acepta el crédito por ideas que no son de ellos, u otras veces no hace nada, y aún así acaba recibiendo el crédito-una conveniente realidad de haber nacido hombre- caso en que se presume automáticamente que el crédito es suyo. (…). Es un hecho comprobado: las mujeres tienen menor chance de tener sus ideas correctamente atribuídas a ellas y nuestras historia viene probando eso por siglos.”

Me hizo todo el sentido. Me pareció la explicación de varios momentos de mi vida, me pareció gran parte de la lucha de mis últimos meses y años. Seguí hojeando, casi sin parar, y a pesar de que mi presupuesto era acotado, un pequeño ajuste me lo permitía. Lo compré y me fui a leer a la primera banca que encontré. Me sentí más aliviada y fortalecida, para cuando me pude comunicar con alguien, ya me sentía mucho más segura que esa yo a la que se le doblaban las piernas unas horas atrás.

Clube da Luta Feminista

Este es el libro de la periodista Jessica Bennet, donde habla de una serie de estrategias, para poder hacer frente al machismo en el trabajo, en las organizaciones con estructura similar. Habla del grupo de amigas-todas profesionales y exitosas-que se reúnen a combatir las cosas cotidianas y a sobre todo alentarse y apañarse en esa “lucha” cotidiana, en pequeños, grandes y abrumadores gestos.

La versión en portugués tiene 335 páginas y es de una lectura tan fácil, que permite también usarlo por capítulos específicos. Es ilustrado y el humor con el que se presenta, incluyendo los sarcasmos, es inmejorable.

Llama a las mujeres a tomar las riendas de todas las formas que hemos utilizado para empequeñecernos ante un público masculino e incluso, ante otras mujeres, en ambientes que han sido enfocados en ambientes no sororos. Cuenta con una extensísima batería de premisas-totalmente internacionales y en todos los idiomas– donde tanto los hombres acostumbran a usarlas como argumentos, como también nosotras acostumbramos a aceptarlas; los desmenuza  y los da vuelta para tomar una nueva posición respecto a ello. Refuerza argumentos para rebatir e incluso para empoderarse frente a los llamados pequeños abusos, sutiles y no tan sutiles que ocurren a diario.

¿Deberíamos tener clubes donde nos reunamos a darnos ánimos?

Bueno, tal vez cuando nos juntamos en las actividades de Comunidad Viajar Sola, eso hacemos. Puede ser difícil de explicar a alguien que nunca sintió miedo en la calle o no ha tenido que acompañar a mujeres en riesgo: Nos quitamos las dudas, los miedos, los prejuicios, conversamos de ellos. Nos alentamos a viajar, a descubrir y nos levantamos para abrazarnos cuando sea necesario, ya sea con alojamiento, datos o contarnos lo que nos pasó de ida o de vuelta. Armamos una red internacional de mujeres que queremos estar seguras sin dejar de hacer lo que queremos y nos comprometemos a colaborar con otras para que eso suceda.

Tal vez ese segundo encuentro que sí participé en Río, #100gurías100medo tiene que ver con eso: con que necesitaba reunirme con otras mujeres, sentirnos en compañía y en confianza, algo que este año ha sido vital para seguir avanzando. Si TODO se cae alrededor, al menos nos tendremos entre nosotras, para avanzar.

¿Te quieres unir? Búscanos como Comunidad Viajar Sola en Facebook ( Grupo cerrado) o como IG @viajar_sola o nuestro incipiente blog.

1 comentario

  1. Pingback: Bropropriación – María Paz Castillo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s