Cultura
Dejar un comentario

25 Frases de “Cien años de soledad” de Gabriel García Márquez

Hoy Netflix anunció que el clásico libro “Cien años de soledad” de Gabriel García Márquez se convertirá en su nuevo proyecto de serie. Evidentemente, todos los ojos de la cultura se volcaron a la noticia cuyo impacto recorrió el mundo casi tan espectacularmente como lo hizo la propia novela publicada en 1967, que alcanzó las 50 millones de copias vendidas y la traducción a 46 idiomas.

Rodrigo y Gonzalo García, hijos del escritor, serán los serán productores ejecutivos y han exigido que la serie se grabe en español -esto estipulado por el propio García Márquez antes de morir en 2014-, además de acuerdo a una entrevista en The New York Times a Francisco Ramos, vicepresidente de producciones en español de Netflix, contratarán únicamente talentos latinoamericanos, y que rodarán en Colombia. “Sabemos que será mágica e importante para Colombia y América Latina, pero la novela es universal”.

De esta manera la plataforma continúa su recorrido por las obras latinoamericanas y en español como ya lo hizo con Narcos y Roma.

La historia de la familia Buendía seguirá destacándose en todo el mundo en un nuevo formato, esperemos a ver quiénes conforman el equipo para llevarla a cabo.

A continuación recopilamos 25 frases de “Cien años de soledad” que estampan, en parte, la genialidad del maestro colombiano.

25 Frases de “Cien años de soledad” de Gabriel García Márquez

“Cien años de soledad”, ilustración de Luisa Rivera.

“El secreto de una buena vejez no es otra cosa que un pacto honrado con la soledad.”

“Consideraba como una burla de su travieso destino haber buscado el mar sin encontrarlo, al precio de sacrificios y penalidades sin cuento, y haberlo encontrado entonces sin buscarlo, atravesado en su camino como un obstáculo insalvable.”

“Había tenido que violar todos sus pactos con la muerte y revolcarse como un cerdo en el muladar de la gloria, para descubrir con casi cuarenta años de retraso los privilegios de la simplicidad.”

“En cualquier lugar en que estuvieran recordaran siempre que el pasado era mentira, que la memoria no tenía caminos de regreso, que toda primavera antigua era irrecuperable, y que el amor más desatinado y tenaz era de todos modos una verdad efímera.”

“Había perdido en la espera la fuerza de los muslos, la dureza de los senos, el hábito de la ternura, pero conservaba intacta la locura del corazón.”

“De todos modos no entendía cómo se llegaba al extremo de hacer una guerra por cosas que no podían tocarse con las manos.”

“El mundo era tan reciente, que muchas cosas carecían de nombre, y para mencionarlas había que señalarlas con el dedo.”

“Entonces empezó el viento, tibio, incipiente, lleno de voces del pasado, de murmullos de geranios antiguos, de suspiros de desengaños anteriores a las nostalgias más tenaces.”

“Y se lamentaban de cuánta vida les había costado encontrar el paraíso de la soledad compartida.”

“Pero la india les explicó que lo más temible de la enfermedad del insomnio no era la imposibilidad de dormir, pues el cuerpo no sentía cansancio alguno, sino su inexorable evolución hacia una manifestación más crítica: el olvido.”

“En cierta ocasión en que el padre Nicanor llevó al castaño un tablero y una caja de fichas para invitarlo a jugar a las damas, José Arcadio Buendía no aceptó, según dijo, porque nunca pudo entender el sentido de una contienda entre dos adversarios que estaban de acuerdo en los principios.”

“Uno no es de ninguna parte mientras no tenga un muerto bajo la tierra. Úrsula replicó, con una suave firmeza: —Si es necesario que yo me muera para que se queden aquí, me muero.”

“Vislumbró que no había hecho tantas guerras por idealismo, como todo el mundo creía, ni había renunciado por cansancio a la victoria inminente, como todo el mundo creía, sino que había ganado y perdido por el mismo motivo, por pura y pecaminosa soberbia.”

“El mundo habrá acabado de joderse —dijo entonces— el día en que los hombres viajen en primera clase y la literatura en el vagón de carga.”

“Aureliano, el primer ser humano que nació en Macondo, iba a cumplir seis años en marzo. Era silencioso y retraído. Había llorado en el vientre de su madre y nació con los ojos abiertos.”

“Casi siempre, entre amor y amor, comían desnudos en la cama, en el calor alucinante y bajo las estrellas diurnas que el óxido iba haciendo despuntar en el techo de zinc.”

“La ciencia ha eliminado las distancias, pregonaba Melquíades. Dentro de poco, el hombre podrá ver lo que ocurre en cualquier lugar de la tierra, sin moverse de su casa.”

“Las estirpes condenadas a cien años de soledad no tenían una segunda oportunidad sobre la tierra.”

“En pocos años, Macondo fue una aldea más ordenada y laboriosa que cualquiera de las conocidas hasta entonces por sus 300 habitantes. Era en verdad una aldea feliz, donde nadie era mayor de treinta años y donde nadie había muerto.”

“Las cosas tienen vida propia —pregonaba el gitano con áspero acento—, todo es cuestión de despertarles el ánima.”

“Le prometió seguirla hasta el fin del mundo, pero más tarde, cuando arreglara sus asuntos, y ella se había cansado de esperarlo identificándolo siempre con los hombres altos y bajos, rubios y morenos…”

“Porque tratando de que ella lo quisiera terminó por quererla.”

“Había estado en la muerte, en efecto, pero había regresado porque no pudo soportar la soledad.”

“Era lo último que iba quedando de un pasado cuyo aniquilamiento no se consumaba, porque seguía aniquilándose indefinidamente, consumiéndose dentro de sí mismo, acabándose a cada minuto pero sin acabar de acabarse jamás.”

“Fernanda, en cambio, lo buscó únicamente en los trayectos de su itinerario cotidiano, sin saber que la búsqueda de las cosas perdidas está entorpecida por los hábitos rutinarios, y es por eso que cuesta tanto trabajo encontrarlas.”

This entry was posted in: Cultura

por

Directora Sour Magazine. Periodista amante de la cultura y las artes. Durante más de 8 años trabajó como editora periodística en el área de Estilo de Vida de Betazeta, con gran alcance internacional. Cree firmemente en que la democratización y desarrollo del arte nos garantiza una transformación social. En Instagram: @Dleigthon. En Twitter: @Dleigthon

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s